Opinión / Roberto Malaver

10.sep.2015 / 12:31 pm / Haga un comentario

Memorias de un escuálido en decadencia

¡Estamos esguañangaos! Hay un montón de tarjetas de la oposición en el tarjetón electoral. Hay tarjetas allí para repartir, lo malo es que nadie las quiere recibir. Julio –matemático- Borges dice que hay una sola tarjeta de la unidad, pero los jodedores le dicen que hay 22, el número que a él le encanta. En fin, que tenemos tarjetas de la unidad que jode. Y además, hay que aclararle a Ramos –Espoleta- Allup, que es el defensor de los votos nuestros, cuáles son los votos que va a defender, porque allí hay tarjetas del MAS de OPINA, de Bandera Roja y apártate que voy en bajada.

Es bueno que nos sentemos a aclarar esta vaina y dejemos de echarle la culpa al CNE porque esa gente no tiene nada que ver con la ubicación de las tarjetas en el tarjetón electoral. De paso y gano, mejor vamos a dejar que el gobierno venezolano y el colombiano arreglen su peo fronterizo y nosotros vamos a meternos en este peo electoral, que es el que nos interesa, porque estos chavistas no son pendejos, como dijo Luis Vicente – Ratoanalisis- León, y de repente nos están llevando para allá y la cosa es para acá, y cuando vayamos a contar los votos sale otra vez Espoleta Allup gritando “Fraude, Fraude, y mañana presento las pruebas”, y aquí sí es verdad que nadie le va a creer un carajo ni que cante su no me vas a provocar. Me explico, vamos a explicar cómo queda la vaina allí en el tarjetón, porque allí hay tantas tarjetas para votar por la oposición como había gente en Miraflores cuando el golpe el 12 de abril y no quiero acordarme.

Desde ya tenemos que defender el voto asistido, es decir, preparar un montón de carajitos para que lleven a nuestros viejitos y pulsen la tecla que es en la máquina esa, porque esos viejitos, ante tanta tarjeta de oposición se van a poner nerviosos y a lo mejor tocan donde no deben tocar, es mejor que lleven su muchacho para que le digan: “Empújaselo a este”, y listo, la vaina sale bien. Y que no vaya a decir ninguno de ellos como dijo mi abuelo cuando le entregaron aquel tarjetero de antes: “Carajo, no es navidad y cómo me han enviado tarjetas”.

El papá de Margot estaba leyendo el periódico de Rafael –Cía- Poleo y escuchando Unión radio y viendo Venevisión, y cuando salió Julio –Matemático- Borges, dejó las demás cosas y se puso a oírlo atentamente, y dijo Matemático: “La tarjeta de la unidad, la original, la única, la propia, está abajo y a la izquierda”. El papá de Margot tiró el periódico contra el piso y apagó la radio y el control remoto lo esfarató contra la pared y se fue al cuarto diciendo: “A la izquierda, a la izquierda, se va confundir un gentío con esa vaina”, y le metió un coñazo a la puerta tan duro que un vecino gritó. “Carajo, vas a tumbar el edificio”.

  • Ven a mi casa esta navidad.- me canta Margot.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.