Opinión / Roberto Hernández Montoya

10.feb.2016 / 02:24 pm / Haga un comentario

Hay que tener piedad por unos y por otros. Pero por unos por misericordia y por otros por desprecio.

Blas Pascal, Pensamientos

Hay enemistades que enaltecen y otras que degradan. Un pleito con Winston Churchill era un lujo. Una vez Bernard Shaw le envió dos boletos de teatro con una nota: «Le envío dos boletos para el estreno de mi obra. Uno para usted y otro para un amigo… si lo tiene». Churchill le respondió al punto: «Lamento no poder acudir al estreno, pero puedo asistir a la segunda función… si la hay». Vale la pena debatir así.

Una vez los gringos impusieron a uno de sus tantos dictadorzuelos en el Vietnam del Sur, llamado Nguyễn Cao Kỳ, que se metió con De Gaulle. Le preguntaron al general qué opinaba de Kỳ y respondió: « Qui est Kỳ ? », que se pronuncia igual que « qui est qui ? », o sea, ‘¿quién es quién?’. ¿Quién recuerda a Kỳ? Yo, por memorioso.

Se acostumbraba en Caracas en tiempos del conservador Juan Vicente González, siglo XIX adentro, «dar la acera» a personas mayores y/o de respeto. Consistía en ceder la acera para dejar pasar a una dama o a un caballero honorables. Un día un bolsa, que quería ofender a González, hombre de lengua célebre, se topó con él y se pegó de la pared diciéndole:

—¡Yo no doy la acera a mequetrefes!

González se bajó de la acera, diciendo estas inmortales palabras al bolsa:

—¡Pues yo sí!

Un día Joaquín Crespo y un tal Velutini iban, siglo XIX adentro, por una calle y de una esquina salió un grito como una saeta:

—¡Negro ladrón!

Crespo dijo a su acompañante:

—Lo de negro es conmigo.

Así era aquella derecha. No eran buenas personas. En fin, no sé, no los conocí personalmente, en todo caso eran burgueses o servían a la burguesía, pero ¡vamos!, eso daba gusto.

La derecha de ahora es Donald Trump, Mariano Rajoy, Nicolas Sarkozy y la que de aquí nadie recordará en pocos años. Por ahora. Aún tiene tiempo de redimirse, aunque no sé si eso le interesa.

Claro, la derecha no solo daba a Churchill, De Gaulle, González, también respaldó a Hitler y a Mussolini, pero gran parte de ella cultivaba alguna dignidad, como la respuesta de Franklin Delano Roosevelt a Hitler, quien le reprochó tener paralizadas las piernas:

—En los Estados Unidos no gobernamos con los pies.

¡Ah malhaya antagonistas así!

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.