El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, conminó al pueblo venezolano a asistir a la gran concentración de este Jueves 10-E en el palacio de Miraflores, donde “el pueblo será investido como Presidente. Todos somos Chávez”.

A su juicio, con “lo que ha venido ocurriendo en Venezuela” en los últimos meses “se envió un mensaje al mundo, de la unidad revolucionaria” y citó la victoria contundente del Primer Mandatario Nacional, Hugo Chávez, en las pasadas elecciones presidenciales el 7-O así como la victoria en 20 de las 23 gobernaciones en las comicios regionales del 16-D.

Por ende, aseveró, “en esta lucha que viene es indispensable la unidad, más allá de los partidos políticos y las diferencias personales, porque lo que está en juego es la Patria y el futuro de nuestros hijos”.

Afirmó que los opositores “se volvieron locos y locas” a partir del anuncio de Chávez sobre su enfermedad.  “La locura máxima de la oposición, que me odia, ahora quiere que yo sea el Presidente”, dijo Cabello.

Recordó a la derecha que en Venezuela existe solo un líder y se llama Hugo Chávez. “Aquí quien manda es Chávez y el pueblo con la Revolución Bolivariana (…) Que la oposición no se confunda. Tristeza NO es debilidad. ”, apuntó.

Puntualizó que la Constitución es clara y que el dictamen de este miércoles del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) fue contundente.

Por ende, insistió ante las acciones de la oposición que “nuestra hermandad es a toda prueba. No habrá intriga capaz que pueda con nosotros (…)  La voluntad del pueblo y la unidad revolucionaria es un muro que la oposición no podrá saltar”, dijo.