El Gran Polo Patriótico Simón Bolívar se enluta,  y con tristeza recuerda  como los de arriba en la Cuarta República, adoptaron la forma de represión de las Masacres, para recordarle al pueblo quien detentaba el poder.

Es así, como bajo la mirada cómplice de gobierno copeyano de Luis Herrera Campis, el  4 de octubre de 1982, se da la Masacre de Cantaura. Luego,  ese mismo mes pero ahora bajo el gobierno adeco de Jaime Luisinchi, el 29 de octubre de 1988, recordamos con no menos dolor, el suceso conocido como la Masacre de El Amparo

Ambas ejecutadas con licencia y bajo el silencio  gubernamental, estas masacres constituyen una muestra de lo que se convirtió en un modo de operación constante y persistente durante la década de los ochenta, donde  la violación sistemática de los derechos humanos en Venezuela formó parte de una política estructurada, consciente y planificada desde las más altas esferas del  poder.

En las décadas de los sesenta y setenta del siglo pasado se aplicó la represión policial, la tortura y los asesinatos selectivos en nuestro país por razones políticas. Pero la masacre como mecanismo represivo institucionalizado, inicia formalmente con Cantaura su siniestro registro.

Este mes se cumplen 33 años de la Masacre de Cantaura y 27 de la Masacre de El Amparo, si bien es cierto que con causas y escenarios distintos, ambas demuestran una clara violación de los Derechos Humanos en Venezuela durante la Cuarta República, ambas son muestra de impunidad. El Gran Polo Patriótico Simón Bolívar, recuerda estos acontecimientos como una prueba, de muchas otras, de lo que significó la cuarta república en Venezuela, y el por qué regímenes fascistas no tienen cabida en un pueblo que decidió que episodios como estos,  nunca más se repetirán en nuestro suelo patrio.

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.