Entre el dolor y las lágrimas, la firmeza y fortaleza del pueblo falconiano se mostró la noche de este martes en la plaza Bolívar de la ciudad de Coro, para reconocer- en medio del duro momento- la responsabilidad del poder popular en la continuidad del legado del presidente Hugo Chávez.

La señora Yajaira Soto, en medio de una evidente emoción, resaltó la importancia que reviste en este momento la unidad y disciplina de las comunidades organizadas.

“Si hoy somos poder popular es por este hombre (refiriéndose a una imagen del presidente Chávez); si diste la vida por reconocernos a los más pobres, a los más invisibles, te daremos la vida en sostener e impulsar lo que tanto querías: poder al pueblo”.

Así también, el señor Castor Nuñez exaltó la entrega y la lucha del presidente Chávez por devolver al pueblo venezolano la dignidad y la soberanía.

“Chávez no está muerto, ahora más que nunca somos Chávez. Yo quiero que mi nieta sepa y entienda que ella también es Chávez, y aquí hay un pueblo que late porque Chávez nos avivó”, exclamó también con una profunda emoción.

El presidente del Consejo Legislativo del estado Falcón, Jorge Luis Chirinos, también participó en la convocatoria y resaltó el llamado a la unidad y disciplina exhortado por el Gobierno Nacional, para garantizar la paz y estabilidad del país, en estos momentos.

“Es ahora cuando debemos hacer verdad lo que Chávez nos enseñó, eso que tanto él soñaba y quería: la unidad. Es un momento muy duro, pero también es tiempo de impulsar la Patria que él nos dejó”, aseguró.

Mientras tanto, Elkis Duno, de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela, aseguró que acompañarán al pueblo organizado en los 25 municipios de la entidad, desde distintas actividades que se organizarán para honrar la memoria del máximo líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez.

“A Chávez le debemos está juventud guerrera, fortalecida y consciente del trabajo que tenemos ahora por delante, esa será la mayor honra para él, continuar lo que él empezó y nos enseño a hacer”, aseveró.