Lucy Ramírez llegó a las 9:00 de la noche de este martes a la Academia Militar, en Fuerte Tiuna, en Caracas, para despedir al presidente de la República, Hugo Chávez.

Ramírez vive en Los Teques y al enterarse de la partida del máximo líder de la revolución se organizó con un grupo de vecinos para pernoctar en la instalación militar, donde el Jefe de Estado será velado en capilla ardiente.

Ni el cansancio ni la tristeza la acongojan. Las ganas de despedir al Presidente le dan la fuerza necesaria para seguir de pie.

También Lucrecia Camejo espera a Chávez. Llegó a la capital proveniente de Maracay, estado Aragua, a las 6:00 de la mañana.

“Vengo a darle el último adiós a nuestro Presidente pero sin llanto, con alegría, como era él”, expresó Camejo.

Ya a las 7:50 de la mañana, un grupo de personas hacía fila para esperar al Jefe de Estado venezolano.

“Nuestro líder vive en nosotros”, es frase común. Ataviados de franelas con frases como “Yo soy Chávez”, revelan la convicción de sus seguidores de continuar el proceso revolucionario.