Actividades

 

COMUNICADO

A diez años del reconocimiento de la semilla campesina, nos encontramos en Montecarmelo – edo. Lara, las y los revolucionarios comprometidos con la defensa y protección de la semilla local, campesina, indígena y afrodescendiente, base de nuestra soberanía genética.

En este décimo aniversario, como saldo organizativo, trascendemos del reconocimiento necesario a la lucha popular por la defensa de la semilla, a la acción colectiva para el resguardo, producción, reproducción, distribución y consumo de nuestras semillas, convocatoria que asumimos militantemente ante la actual emergencia nacional de la producción agroalimentaria.

Las políticas públicas y el sistema de producción agroalimentario, actualmente en uso en nuestro país, a pesar de los avances de nuestra Revolución Bolivariana y las luchas populares, aún se encuentra en situación de dependencia y subordinación al agronegocio y el modelo capitalista de producción. Éste modo se basa en sistemas crediticios que generan dependencia, paquetes tecnológicos agroveneneros y la apropiación latifundista de la tierra, imponen un sistema que tributa a la dependencia de las importaciones, con la certificación excluyente y privatización de las semillas y de sus conocimientos, prácticas y creencias asociadas.

Aunado a esto, hoy es mucho más evidente en nuestras parcelas el impacto del cambio climático generado por la vorágine capitalista, con sus lluvias imprevistas y sequías extremas, esta situación nos convoca a reorganizarnos y replantear nuestros planes de siembra para resguardar la producción. A pesar de esta evidente situación, las políticas públicas continúan desacopladas de esta realidad y de nuestra lógica popular de producción.

Desde nuestra resistencia, asumimos en este encuentro nacional de Montecarmelo el compromiso de construir, implementar, acompañar, desarrollar y evaluar permanente y colectivamente UN PLAN COMUNAL DE SEMILLAS desde las comunas, organizaciones y movimientos sociales, como modelo viable y contrahegemónico, basado en el reconocimiento de las experiencias construidas desde el poder popular que hoy estamos aquí presentes, que desde la lucha hemos rescatado tierras del latifundio, resguardado y multiplicado nuestra semilla, impulsado mecanismos eficientes de producción, intercambio, distribución y consumo solidarios, libres de intermediarios y como pueblo legislador hemos construido en corresponsabilidad un proyecto de ley de semillas antitransgénicos y antipatente.

Desde nuestra practica concreta emancipadora, planteamos la necesidad impostergable de construir una nueva arquitectura productiva nacional, basada en los principios de : ­ Recampenización de la ciudad, ­Impulso de la producción desde lo local basada en las necesidades reales de las comunidades y la planificación del consumo, ­ Relocalización alimentaria y erradicación de los alimentos viajeros, ­Una nueva educación y formación para la siembra, ­Una nueva cultura de consumo aunado a un cambio radical del sistema educativo, todo esto sustentado en una fuerte alianza revolucionaria entre el campesinado, cuidad, poder popular organizado e instituciones del gobierno revolucionario.

Siendo que esta guerra económica contra el pueblo ha afectado principalmente a la mujer, se asume la convocatoria de nuestro Presidente Obrero y Feminista Nicolás Maduro Moros a romper las cadenas que históricamente han oprimido e invisibilizado a la mujer, para colocarla como sujeta protagónica en el resguardo y la reproducción de la semilla, en esta línea y en el marco del mes en el que se conmemora el día de la mujer rural seguimos exigiendo mayor amplitud en las políticas públicas para atender y garantizar derechos de este sector particularmente vulnerable, para transformar su realidad y asegurar su acceso a la titularidad de la tierra y a créditos y microcréditos solidarios, entre otros.

Apoyamos contundentemente desde la movilización y el activismo popular, la construcción de la victoria en las próximas elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, como pueblo consciente no renunciamos al ejercicio constituyente y revolucionario al que nos convocó el comandante Chávez como pueblo legislador. A nuestras candidatas y candidatos, futuros parlamentarios, les exigimos desde ya en el marco de la campaña, la APROBACION de la Ley de Semillas antitransgénicos y antipatente, basada en el reconocimiento de la semilla campesina, indígena y afrodescendiente, como bien común de interés público, a sabiendas que la misma tiene un carácter inédito y se ha constituido desde ya en un referente de la lucha latinoamericana contra el imperialismo semillero que impulsan las transnacionales del agronegocio y fue construida desde el consenso entre el poder popular, el poder legislativo y el poder ejecutivo, constituyendo asì la fórmula perfecta para continuar siendo un pueblo victorioso.

Jueves 29 de Octubre de 2015

Soberanía genética y cultural para soberanía alimentaria desde nuestros territorios comunales.

Por la semilla libre y soberana asumamos el compromiso con el legado de Chávez, nuestro Presidente Nicolás Maduro y nuestro pueblo valiente.

¡VENCEREMOS!

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.